SUCESO INESPERADO

Suceso inesperado*

Era todo extraño cuando llegué a la casa de mi amiga Patty, todo lucía tan rústico, triste, muy distinto al lugar que una vez visité. Dos tocadas y ella salió a abrirme la puerta y noté un patio muy grande sin asfaltar. En ese momento no recordaba que ese patio existiera… Ella me dijo entra y sígueme. Yo la seguí hasta llegar a una escalera hecha de palos que daba al segundo piso, donde había un pasadizo que dirigía a dos puertas, la primera, era de la cocina y, la segunda, de la habitación. Me dijo: ¡sube! Ella subió primero, luego, yo. Al estar arriba, me di cuenta que el pasadizo era muy angosto y lo peor era que no tenía barandas; sin embargo, al costado de él, había un árbol seco con forma de persona que simulaba tener las manos levantadas, imposible de ignorarlo. No sé por qué pero al cruzar el pasadizo elevé las manos y logré cruzar con mucho miedo, pensando que podía caerme. Al llegar a la cocina noté que ésta estaba muy oscura… Al rato, alguien toco la puerta y era mi otra amiga, Flor. Todo era confuso. Nos hallábamos todas sentadas a la mesa y reíamos, hablábamos, llorábamos,… era como una eternidad en un instante. De pronto, un sonido muy fuerte, como una explosión por cortocircuito, nos asustó. Salimos a ver y el árbol seco había chocado con los cables de corriente eléctrica que pasaban por arriba del techo de la casa. Se veía como si el árbol hubiese querido alcanzar el cable con sus manos – es decir, ramas en forma de manos – pues estaban quemadas y tan cerca del cable, extendidas hacia él. Después del susto, Patty, Flor y yo bajamos al primer piso. Estuvimos allí largo rato observando la escena y, una vez olvidada, fuimos a comprar algunas cosas para acabar con el hambre. Pero, al regresar a la casa, y justo cuando nos disponíamos a subir la escalera, vimos con horror como el árbol empezaba a cobrar vida. Movió las manos lentamente hasta lograr bajarlas y de entre sus ramas superiores un rostro de palo giro hacia nosotras. Vi sus ojos, eran terribles, tenían tanta furia que parecían incendiarse de a pocos, como un volcán a punto de estallar. Estábamos atónitas. El árbol se desprendió del suelo y de un brinco se lanzó hacia nosotras dejándonos solo tiempo para la desesperación…

arbol humano

(*) Escrito por: Deysi Elma Nuñez Meza, abogada, egresada de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Anuncios
Comments
One Response to “SUCESO INESPERADO”
  1. Patty Medina dice:

    queria saber el desenlace

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: